Actividades Propuestas

Diferentes actividades propuestas para trabajar en el aula y actos escolares

21 de Septiembre Día de la Paz

**

**

**

Te acercamos una serie de textos  y canciones sobre la temática de La Paz

**



Un cuento: Buscando la paz

Extraído de www.actosdeamor.com/buscandopaz.htm

Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron. El rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubo dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas placidas montañas que lo rodeaban. Sobre estas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos quienes miraron esta pintura pensaron que esta reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas. Pero estas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada pacífico.

Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, vio tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido. Allí, en medio de del rugir del la violenta caída de agua, estaba sentado placidamente un pajarito en el medio de su nido...

¿Paz perfecta...?

¿Cuál crees que fue la pintura ganadora?

El Rey escogió la segunda.

¿Sabes por qué?

"Porque," explicaba el Rey, "Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz."

Alba

En la ribera del Oka

de León Tolstoi

En la ribera del Oka vivían felices numerosos campesinos; la tierra no era fértil pero, labrada con constancia, producía lo necesario para vivir con holgura y aún daba para guardar algo de reserva.

Iván, uno de los labradores, estuvo una vez en la feria de Tula y compró una hermosísima pareja de perros sabuesos para que cuidaran su casa. Los animalitos al poco tiempo se hicieron conocidos por todos los campos de la vega del Oka por sus continuas correrías, en las que ocasionaban destrozos en los sembrados; las ovejas y los terneros no solían quedar bien parados.

Nicolai, vecino de Iván, en la primera feria de Tula compró otra pareja de perros para que defendieran su casa, sus campos y sus tierras.

Pero, al tiempo que cada campesino –para estar mejor defendido- aumentaba el número de perros, éstos se hacían más exigentes. Ya no se contentaban con los huesos y demás sobras de la casa, sino que había que reservarles los mejores trozos de las matanzas y hubo que construirles recintos cubiertos y dedicar más tiempo a su cuidado.

Al principio, los nuevos guardianes riñeron con los antiguos, pero pronto se hicieron amigos y los cuatro hicieron juntos las correrías.

Los otros vecinos, cuando vieron aumentar el peligro, se hicieron también con sabuesos, y así, al cabo de pocos años, cada labrador era dueño de una jauría de 10 ó 15 perros. Apenas oscurecía, al más leve ruido, los sabuesos corrían furiosos y armaban tal escándalo que parecía que un ejército de bandidos fuera a asaltar la casa. Los amos, asustados, cerraban bien sus puertas y decían:

-¡Dios mío! ¿Qué sería de nosotros sin estos valientes sabuesos que abnegadamente defienden nuestras casas?

Entretanto, la miseria se había asentado en la aldea; los niños, cubiertos de harapos, palidecían de frío y de hambre, y los hombres, por más que trabajaban de la mañana a la noche, no conseguían arrancar del suelo el sustento necesario para su familia. Un día, se quejaban de su suerte delante del hombre más viejo y sabio del lugar, y como culpaban de ella al cielo, el anciano les dijo:

  • La culpa la tenéis vosotros; os lamentáis de que en vuestra casa falta el pan para vuestros hijos, que languidecen delgados y descoloridos, y veo que todos mantenéis docenas de perros gordos y lustrosos.

  • Son los defensores de nuestros hogares- exclamaron los labradores.

  • ¿Los defensores? ¿De quién os defienden?

  • Señor, si no fuera por ellos, los perros extraños acabarían con nuestros ganados y hasta con nosotros mismos.

  • ¡Ciegos, ciegos! – contestó el anciano- ¿No comprendéis que los perros os defienden a cada uno de vosotros de los perros de los demás, y que si nadie tuviera perros no necesitaríais defensores que se comen todo el pan que debiera alimentar a vuestros hijos? Suprimid los sabuesos, y la paz y la abundancia volverán a vuestros hogares.

Y siguiendo el consejo del anciano, se deshicieron de sus defensores y un año más tarde sus graneros y despensas no bastaban para contener las provisiones, y en el rostro de sus hijos sonreía la salud y la prosperidad.

 

 Las lágrimas del dragón

Cuento japonés

Lejos, muy lejos, en la profunda caverna de un país extraño, vivía un dragón cuyos ojos centelleaban como tizones ardientes.

Las gentes del entorno estaban asustadas y todos esperaban que alguien fuera capaz de matarlo. Las madres temblaban cuando oían hablar de él, y los niños lloraban en silencio por miedo a que el dragón les oyese.

Pero había un niño que no tenía miedo:

  • Taró, ¿a quién debo invitar a la fiesta de tu cumpleaños?

  • Mamá, quiero que invites al dragón.

  • ¿Bromeas?, - dijo la madre.

  • No, quiero que invites al dragón, - repitió el niño.

La madre movió la cabeza desolada. ¡Qué ideas tan extrañas tenía su niño! ¡No era posible!

Pero el día de su cumpleaños, Taró desapareció de casa. Caminó por los montes, atravesando torrentes y bosques, hasta que llegó a la montaña donde vivía el dragón.

  • ¡Señor dragón! ¡Señor dragón!, -gritó con voz vibrante.

  • ¿Qué pasa? ¿Quién me llama?, - pensó el dragón, sacando la cabeza fuera de su enorme caverna.

  • Hoy es mi cumpleaños y mi madre preparará un montón de dulces, -gritaba el niño-. He venido para invitarte.

El dragón no podía creerse lo que oía y miraba al niño gruñendo con voz cavernosa. Pero Taró no tenía miedo y continuaba gritando:

  • ¡Señor dragón! ¿Vienes a mi fiesta de cumpleaños?

Cuando el dragón entendió que el niño hablaba en serio, se conmovió y empezó a pensar:

  • Todos me odian y me temen. Nadie me ha invitado nunca a una fiesta de cumpleaños. Nadie me quiere. ¡Qué bueno es este niño!

Y mientras pensaba esto, las lágrimas comenzaron a descolgarse de sus ojos. Primero unas pocas, después tantas y tantas que se convirtieron en un río que descendía por el valle.

  • Ven, móntate en mi grupa - dijo el dragón sollozando- te llevaré a tu casa.

El niño vio salir al dragón de la madriguera. Era un reptil bonito, con sutiles escamas coloradas, sinuoso como una serpiente, pero con patas muy robustas.

Taró montó sobre la espalda del feroz animal y el dragón comenzó a nadar en el río de sus lágrimas. Y mientras nadaba, por una extraña magia, el cuerpo del animal cambio de forma y medida y el niño llegó felizmente a su casa, conduciendo una barca con adornos muy bonitos y forma de dragón.

 

Para que haya paz

Versión libre de un texto de Lao-Tsé

Para que haya paz en el mundo,

debe haber paz en las naciones.

Para que haya paz en las naciones,

debe haber paz en las ciudades.

Para que haya paz en las ciudades,

debe haber paz entre los vecinos.

Para que haya paz entre los vecinos,

debe haber paz en las casas.

Para que haya paz en las casas,

debe haber paz en los corazones.

MENSAJE DE JUAN PANADERO AL CONGRESO MUNDIAL POR LA PAZ


(Fragmento)

Aquí estoy. Aquí ya estamos.

No tenemos cara. Somos

el planeta que habitamos.

Venid. No tenemos nombre.

Aunque todos respondamos

a una misma luz: el hombre. (...)

Matadnos. Nos mataréis.

Pero es más fuerte la vida

que la muerte que ofrecéis.

Y al fin correréis la suerte

de los que matando llegan

a darle a su vida muerte. (...)

¿Queréis la guerra? No iremos.

Con la paz entre las manos

por arma, os enterraremos

¡Paz al mundo! Corazones

arrebatados y unidos

de millones y millones.

Paz para toda la gente.

Se abran y cierren los ojos

del día tranquilamente.       

Paz en todos los hogares.

Paz en la tierra, en los cielos,

bajo el mar, sobre los mares.

Paz en la albura extendida

del mantel, paz en la mesa

sin ceño de la comida.

En las aves, en las flores,

en los peces, en los surcos

abiertos de las labores.

Paz en la aurora, en el sueño.

Paz en la pasión del grande

y en la ilusión del pequeño.

Paz sin fin, paz verdadera.

Paz que al alba se levante

y a la noche no se muera.

¡Paz, paz, paz! Paz luminosa.

Una vida de armonía

sobre una tierra dichosa.

Lo grita Juan Panadero.

Juan en paz, un Juan sin guerra, un hombre del mundo entero.

RAFAEL ALBERTI


MASA

Al fin de la batalla,

y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre

y le dijo: "¡No mueras, te amo tanto!"

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:

"¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!"

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,

clamando: "¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!"

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Lo rodearon millones de individuos,

con un ruego común: "¡Quédate, hermano!"

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces, todos los hombres de la Tierra

le rodearon; les dio el cadáver triste, emocionado;

incorporándose lentamente,

abrazó al primer hombre, echóse a andar...

CÉSAR VALLEJO

LA PIEDRA DE SOPA

(Cuento tradicional checo, en otras versiones es un clavo)

En un pequeño pueblo, una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había llamado a su puerta un extraño, correctamente vestido, que le pedía algo de comer. ”Lo siento”, dijo ella, “pero ahora mismo no tengo nada en casa”.

“No se preocupe”, dijo amablemente el extraño.”Tengo una piedra de sopa en mi bolsillo, si usted me permitiera echarla en un puchero de agua hirviendo, yo haría la más exquisita sopa del mundo. Podría traer un puchero muy grande con agua, por favor”.

A la mujer le picó la curiosidad, puso el puchero al fuego y fue a contar el secreto de la piedra de sopa a sus vecinas. Cuando el agua rompió a hervir, todo el vecindario se había reunido allí para ver a aquel extraño y su piedra de sopa. El extraño dejó caer la piedra en el agua, luego le dio vueltas. probó una cucharada con verdadera delectación y exclamó: “!Deliciosa! Lo único que necesita es unas cuantas patatas.”

“! Yo tengo patatas en mi cocina!”, gritó una mujer. Y en pocos minutos estaba de regreso con una gran fuente de patatas peladas que fueron derechas al puchero. El extraño volvió a probar el brebaje.”!Excelente!”, dijo; y añadió pensativamente: “Si tuviéramos un poco de carne, haríamos un cocido de lo más apetitoso....!”

Otra ama de casa salió zumbando y regresó con un pedazo de carne que el extraño, tras aceptarlo cortésmente, introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco y dijo:”! Ah, que sabroso! Si tuviéramos unas cuantas verduras, sería perfecto, absolutamente perfecto...”

Una de las vecinas fue corriendo hasta su casa y volvió con una cesta llena de cebollas y zanahorias. Después de introducir las verduras en el puchero, el extraño probó nuevamente el guiso y, con tono autoritario, dijo: “La sal”. ”Aquí la tiene”, le dijo la dueña de la casa. A continuación dio orden: “Platos para todo el mundo”. La gente se apresuró a ir a sus casas en busca de platos. Algunos regresaron trayendo incluso pan y frutas.

Luego se sentaron a disfrutar de la espléndida comida, mientras el extraño repartía abundantes raciones de su increíble sopa .Todos se sentían extrañamente felices y mientras reían, charlaban y compartían por primera vez su comida. En medio del alborozo, el extraño se escabulló silenciosamente, dejando tras de sí la milagrosa piedra de sopa, que ellos podrían usar siempre que quisieran hacer la más deliciosa sopa del mundo.

Hoy he dado mi firma para la Paz

Hoy he dado mi firma para la Paz.

Bajo los altos árboles de la Alameda

y a una joven con ojos de esperanza.

Junto a ella otras jóvenes pedían más firmas

y aquella hora fue como una encendida patria

de amor al amor, de gracia por la gracia,

de una luz a otra luz.

Hoy he dado mi firma para la Paz.

Y conmigo, en cien países, cien millones de firmas, cien orquestas del mundo, una sinfonía universal,

un solo canto por la Paz en el mundo.

Hoy no he firmado el poema ni los pequeños artículos,

ni el documento que te esclaviza,

no he firmado la carta que no siente

ni el mensaje que durará un segundo.

Hoy he dado mi firma para la Paz.

Para que el tiempo no se detenga,

para que el sueño no se inmovilice,

para que la sonrisa sea alta y clara,

para que una mujer aprenda a ver crecer a su hijo

y las pupilas del hijo vean cómo su madre es cada día más joven.

Hoy he dado una firma, la mía, para

la Paz.

Un mar de firmas que ahogan y aturden

al industrial y al político de la guerra.

Una gigantesca oleada de gigantescas firmas:

la temblorosa del niño que apenas balbucea la palabra,

la que es una rosa de llanto de la madre,

la firma de humildad -la firma del poeta.

Hoy he elevado en una el número mundial de firmas por

la Paz.

Y estoy contento como un adolescente enamorado, como un árbol de pie,

como el inagotable manantial

y como el río con su canción de soberbios cristales.

Hoy parece que no he hecho nada

y, sin embargo, he dado mi firma para

la Paz.

La joven me sonrió y en sus labios había una paloma viva,

y me dio las gracias con sus ojos de esperanza

y yo seguí mi camino en busca de un libro para mis hijos.

Pues ahí estaba mi firma, precisa y diáfana,

al pie del Llamamiento de Berlín.

Parece que no he hecho nada

y, sin embargo, creo haber multiplicado mi vida

y multiplicado los más sanos deseos.

Hoy he dado mi firma para la Paz.

Efraín Huerta

Canciones para la paz

"Nadie se quede atrás"

Estribillo:

Nadie se quede atrás,

todos somos igual.

Tu dices "peace", yo digo paz.

Podemos escribir versos de libertad,

páginas blancas al azar.

Distinta lengua, igual compás.

Fa, sol, la, si, do, re, mi, ¡paz!

No importa dónde estés, vuela hacia mi país

en una nube de papel.

(Estribillo)

**

Vamos a construir una historia infantil,

un cuento con final feliz.

Una sonrisa, una canción

y unas burbujas de ilusión.

No tardará en llegar la paz universal.

Abre tu mano a la amistad.

(Estribillo)

Dibujaremos la sociedad civil.

Ven con nosotros hasta allí.

No las queremos, ¡armas atrás!

¡Fuera la bomba nuclear!

Un solo corazón, latidos a la vez;

no hay otra vía, sube al tren.

(Estribillo)

**

Habrá una escuela; todos podrán entrar.

La contraseña será: paz.

Somos futuro multicolor,

el arco iris del amor.

Aprender a reír, aprender a jugar

a juegos de decir que sí.

Necesitamos que unas tu voz también 

para que el cuento acabe bien.

Por allí viene la libertad,

es la paloma de la paz.

Canta conmigo, fíjate en los demás,

la melodía va a empezar.

Música: Rainer Heusmann

Enlaces propuestos en www.me.gov.ar

Centro Nacional de Información y Comunicación EducativaEduAlter: Red de recursos en Educación para la Paz, el Desarrollo y la Interculturalidad.Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa Educar en valores: "Educación para la paz".

Colegio Miguel Hernández (España) Actividades: Día de la Paz

Fundación Paz, Ecología & Arte (PEA)Día Internacional de la Paz.

InfolegLey 23.211: Jornada Argentina de la Paz.

Naciones Unidas Día Internacional de la Paz.

Naciones Unidas Paz y Seguridad.

Nueva Alejandría - Nueva Utopía Grandes pacifistas y laureados con el Premio Nobel de la Paz.

Programa de Derechos Humanos y Educación para la Paz (México) Estudios sobre la paz y sus conflictos

He aquí algunas páginas que puedes visitar para consultar :

www.juntadeandalucia.es www.aulaintercultural.org

www.doslourdes.net/PAZindex.htm

www.un.org/spanish/events/peaceday

www.unic.org.ar/esp_paz

www.algobar.com/recursos

www.menudospeques.com/recursos_infantiles

www.arrakis.es

BIOGRAFÍAS DE PREMIOS NOBEL DE LA PAZ

Comité Internacional de la Cruz Roja y Liga de Sociedades de la Cruz Roja http://www.nobel.se/peace/laureates/1963/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1963/ )

Isaac Rabin, Simon Peres y Yaser Arafat http://www.nobel.se/peace/laureates/1994/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1994/ )

Martin Luther King http://www.nobel.se/peace/laureates/1964/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1964/ )

Rigoberta Menchú Tum http://www.nobel.se/peace/laureates/1992/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1992/ )

Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersonal y Jody Williams http://www.nobel.se/peace/laureates/1997/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1997/ )

Tenzil Gyatso, Dalai Lama http://www.nobel.se/peace/laureates/1989/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1989/ )

UNICEF http://www.nobel.se/peace/laureates/1965/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1965/ )

Nelson Mandela http://www.nobel.se/peace/laureates/1993/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1993/ )

Mahatma Gandhi http://www.nobel.se/peace/articles/gandhi/(http://www.nobel.se/peace/articles/gandhi/ )

Médicos sin fronteras http://www.diariomedico.com/entorno/ent181099comtris.html(http://www.diariomedico.com/entorno/ent181099comtris.html)

Carlos Saavedra Lamas http://www.nobel.se/peace/laureates/1936/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1936/ )

Frederik Willem de Klerk http://www.nobel.se/peace/laureates/1993/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1993/ )

Madre Teresa de Calcuta http://www.judithcorsino.com/teresa2.htm(http://www.judithcorsino.com/teresa2.htm )

Aung San Suu Kyi http://www.nobel.se/peace/laureates/1991/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1991/ )

Mikhail Sergeyevich Gorbachev http://www.nobel.se/peace/laureates/1990/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1990/ )

Fuerzas de Paz de las Naciones Unidas http://www.nobel.se/peace/laureates/1988/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1988/ )

Oscar Arias Sánchez http://www.nobel.se/peace/laureates/1987/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1987/ )

Elie Wiesel http://www.nobel.se/peace/laureates/1986/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1986/ )

International Physicians for the Prevention of Nuclear Warhttp://www.nobel.se/peace/laureates/1985/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1985/ )

Desmond Mpilo Tutu http://www.nobel.se/peace/laureates/1984/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1984/)

Carlos Filipe Ximenes Belo y José Ramon Horta http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1996/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1996/index.html)

Médicos sin fronteras http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1999/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1999/index.html)

International Campaign to Ban Landmines, Jody Williams http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1997/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1997/index.html)

Kim Dae-jung http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2000/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2000/index.html)

John Hume, David Trimble http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1998/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1998/index.html)

Naciones Unidas, Kofi Annan http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2001/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2001/index.html)

Lech Walesa http://www.nobel.se/peace/laureates/1983/(http://www.nobel.se/peace/laureates/1983/)

Más Premios Nobel de la Paz http://www.nobel.se/peace/laureates(http://www.nobel.se/peace/laureates )

Jimmy Carter http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2002/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2002/index.html)

Shirin Ebadi http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2003/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2003/index.html)

Wangari Maathai http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2004/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2004/index.html)

Agencia Internacional de Energía Atómica, Mohamed ElBaradei http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2005/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2005/index.html)

Muhammad Yunus, Grameen Bank http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2006/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/2006/index.html)

Joseph Rotblat, Pugwash Conferences on Science and World Affairshttp://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1995/index.html(http://nobelprize.org/nobel_prizes/peace/laureates/1995/index.html)